Caminantes
Informe: grupos criminales captan a caminantes venezolanos en la vía a Ecuador

Informe: grupos criminales captan a caminantes venezolanos en la vía a Ecuador

.

Un estudio de cohesión social de la ruta de Bogotá – Ipiales indicó los riesgos y las barreras que encuentran los migrantes y refugiados venezolanos durante el tránsito migratorio de Colombia hacia Ecuador, Perú o Chile.

Una realidad devastadora han encontrado en Colombia los caminantes venezolanos que huyen de la crisis económica y social de su país. La vulnerabilidad a la que están expuestos los migrantes los hace caer en manos de organizaciones criminales que se movilizan en la ruta Cali- Ipiales. Esto ha aumentado los casos de ciudadanos venezolanos de diferentes edades a que sean víctimas de trata de personas, de trabajos forzados en zonas de cultivos ilícitos y de explotación sexual.

Así lo asegura el Informe de cohesión social y articulación en la ruta Bogotá – Ipiales, realizado por la Fundación Juntos Se Puede en una alianza con la Gerencia de Fronteras. En este documento se visibilizan las necesidades de protección internacional a ciudadanos de nacionalidad venezolana que, caminando, realizan la ruta desde Bogotá hasta Ipiales, Nariño  en búsqueda de mejores oportunidades.

Como un punto alarmante, el informe advierte que las organizaciones criminales han aprovechado la falta de presencia de organismos de seguridad y cooperación internacional de las zonas menos pobladas de las vías que unen a los departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño, para captar a los caminantes venezolanos con ofertas de empleo falsas que presentan como una oportunidad de tener remuneraciones económicas elevadas, por lo que resultan altamente atractivas para ellos.

En la zona cafetera y el sur de Colombia, han sido poblaciones  históricamente marcadas por la presencia de grupos delincuenciales, otro de los hallazgos de esta investigación indican que en el paso entre Ibagué- Armenia- Cali existen bandas criminales denominadas ‘los hinchas’ que se acercan a los camiones de carga pesada que usan los caminantes Venezolanos, para robarles sus pocas pertenencias. 

Asimismo, se reportó que ha crecido el control por parte del grupo delincuencial denominado ‘Tren de Aragua’. Según el informe, se pudo constatar el control de este grupo en trochas de pasos fronterizos de ciudades como Cali, Armenia, Ibagué y Pereira. 

Según explicó Ana Karina García, presidenta de la Fundación Juntos Se Puede, los hallazgos fueron encontrados a partir de una investigación de dos fases. La primera se realizó en un recorrido de cinco días Bogotá hacia el eje cafetero. Según cifras de Migración Colombia, al 31 de enero de 2021, la cantidad de venezolanos en esta zona era la siguiente: Tolima: 1.471, Quindío: 8.751, Risaralda: 20.133 y Caldas: 7.187.

La segunda fase  fue realizada por seis días, desde Cali hasta Ipiales. Aunque los departamentos de Cauca y Nariño suelen ser corredores de tránsito para los migrantes venezolanos que se dirigen a otros países como Ecuador, Perú y Chile, las cifras oficiales de Migración Colombia indican que en el departamento de Nariño hay más de 14.523 personas con vocación de permanencia, especialmente viviendo en los municipios Pasto e Ipiales.

En esas dos fases realizaron visitas a diferentes actores de la sociedad civil, de cooperación internacional, a gobiernos locales e instituciones públicas, que intervienen de diversas formas en el tema migratorio venezolano. Todo esto para conocer las limitaciones y la realidad de algunos asentamientos irregulares en estos lugares.

Durante el  recorrido por esta ruta de Bogotá a Ipiales se realizó la entrega de material informativo con temas de interés para los ciudadanos caminantes: mapa de la ruta, líneas de atención e información, cómo obtener el Permiso de Protección Temporal. 

Un estudio de cohesión social de la ruta de Bogotá – Ipiales indicó los riesgos y las barreras que encuentran los migrantes y refugiados venezolanos durante el tránsito migratorio de Colombia hacia Ecuador, Perú o Chile.

Una realidad devastadora han encontrado en Colombia los caminantes venezolanos que huyen de la crisis económica y social de su país. La vulnerabilidad a la que están expuestos los migrantes los hace caer en manos de organizaciones criminales que se movilizan en la ruta Cali- Ipiales. Esto ha aumentado los casos de ciudadanos venezolanos de diferentes edades a que sean víctimas de trata de personas, de trabajos forzados en zonas de cultivos ilícitos y de explotación sexual.

Así lo asegura el Informe de cohesión social y articulación en la ruta Bogotá – Ipiales, realizado por la Fundación Juntos Se Puede en una alianza con la Gerencia de Fronteras. En este documento se visibilizan las necesidades de protección internacional a ciudadanos de nacionalidad venezolana que, caminando, realizan la ruta desde Bogotá hasta Ipiales, Nariño  en búsqueda de mejores oportunidades.

Como un punto alarmante, el informe advierte que las organizaciones criminales han aprovechado la falta de presencia de organismos de seguridad y cooperación internacional de las zonas menos pobladas de las vías que unen a los departamentos del Valle del Cauca, Cauca y Nariño, para captar a los caminantes venezolanos con ofertas de empleo falsas que presentan como una oportunidad de tener remuneraciones económicas elevadas, por lo que resultan altamente atractivas para ellos.

En la zona cafetera y el sur de Colombia, han sido poblaciones  históricamente marcadas por la presencia de grupos delincuenciales, otro de los hallazgos de esta investigación indican que en el paso entre Ibagué- Armenia- Cali existen bandas criminales denominadas ‘los hinchas’ que se acercan a los camiones de carga pesada que usan los caminantes Venezolanos, para robarles sus pocas pertenencias. 

Asimismo, se reportó que ha crecido el control por parte del grupo delincuencial denominado ‘Tren de Aragua’. Según el informe, se pudo constatar el control de este grupo en trochas de pasos fronterizos de ciudades como Cali, Armenia, Ibagué y Pereira. 

Según explicó Ana Karina García, presidenta de la Fundación Juntos Se Puede, los hallazgos fueron encontrados a partir de una investigación de dos fases. La primera se realizó en un recorrido de cinco días Bogotá hacia el eje cafetero. Según cifras de Migración Colombia, al 31 de enero de 2021, la cantidad de venezolanos en esta zona era la siguiente: Tolima: 1.471, Quindío: 8.751, Risaralda: 20.133 y Caldas: 7.187.

La segunda fase  fue realizada por seis días, desde Cali hasta Ipiales. Aunque los departamentos de Cauca y Nariño suelen ser corredores de tránsito para los migrantes venezolanos que se dirigen a otros países como Ecuador, Perú y Chile, las cifras oficiales de Migración Colombia indican que en el departamento de Nariño hay más de 14.523 personas con vocación de permanencia, especialmente viviendo en los municipios Pasto e Ipiales.

En esas dos fases realizaron visitas a diferentes actores de la sociedad civil, de cooperación internacional, a gobiernos locales e instituciones públicas, que intervienen de diversas formas en el tema migratorio venezolano. Todo esto para conocer las limitaciones y la realidad de algunos asentamientos irregulares en estos lugares.

Durante el  recorrido por esta ruta de Bogotá a Ipiales se realizó la entrega de material informativo con temas de interés para los ciudadanos caminantes: mapa de la ruta, líneas de atención e información, cómo obtener el Permiso de Protección Temporal. 

Revista semana. y proyecto Venezuela.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.