MIGRANTES VENEZOLANOS
#Crónica | El éxodo de vuelta: migrantes retornan masivamente ante perspectiva de mayor crecimiento económico.

#Crónica | El éxodo de vuelta: migrantes retornan masivamente ante perspectiva de mayor crecimiento económico.

Durante años, una tragedia tras otra los obligó a abandonar Venezuela: hiperinflación, pobreza, brotes de malaria y el colapso de la red eléctrica que dejó a toda la nación a oscuras durante una semana. En total, 6 millones de personas huyeron en lo que se ha convertido en la mayor crisis humanitaria de la historia moderna del hemisferio occidental.

Ahora, un cambio de tendencia está empezando a tomar forma. Decenas de miles de personas están volviendo a casa.

Es un giro tan inesperado que incluso a los venezolanos que reciben a los retornados les cuesta creerlo. Sin embargo, la pandemia ha sido especialmente cruel con los emigrantes dispersos por la región. El empleo escasea y la xenofobia aumenta rápidamente.

Mientras tanto, en casa, la economía se ha estabilizado contra todo pronóstico. Después de años de injerencia gubernamental que redujo el PIB de la nación rica en petróleo a una fracción de lo que fue en la década anterior, el líder socialista Nicolás Maduro ha llevado a cabo una serie de reformas «de libre mercado» que están empezando a impulsar el crecimiento.

Es una gran victoria para Maduro, cuyo régimen se vio sacudido hace unos años por una oleada de sanciones estadounidenses similares a las impuestas a su estrecho aliado Vladimir Putin en las últimas dos semanas.

En una señal de lo fuerte que parece ahora el control de Maduro sobre el poder -y de la mejora repentina de la posición financiera de Venezuela- el gobierno de Biden envió una delegación a Caracas para negociar un posible levantamiento de las sanciones. Un acuerdo permitiría a Venezuela exportar más petróleo y ayudar a compensar la pérdida de barriles rusos en los mercados internacionales, justo cuando los precios se disparan.

Es casi imposible dar una cifra exacta de los retornados, así como saber si la tendencia durará años o se desvanecerá en meses. Pero las señales de su llegada se acumulan por todas partes en Caracas: en el mercado en alza de alquileres de apartamentos; en el aumento de las inscripciones en las escuelas privadas; en los automóviles que atascan las calles antes vacías por el éxodo; y en las decenas de tiendas recién pintadas que abren sus puertas a los clientes por primera vez. En las pequeñas ciudades a lo largo de la frontera occidental con Colombia, también es evidente. Durante años, el tráfico era sólo de ida. Ahora, dicen los lugareños, hay tanta gente que vuelve a casa como la que se va, indica un reportaje de Bloomberg.

– Los testimonios –

Alejandro Rivas señala que «No volvería a elegir emigrar», mientras esperaba a que llegara la gente a la hora del almuerzo a su pequeña pizzería cerca del centro de Caracas. Rivas, de 34 años, regresó el año pasado de la República Dominicana, donde también regentaba un restaurante, y abrió «Mamandini» en diciembre, junto con tres socios.

Luego de superar el tipo de retos que supone invertir en una economía en crisis -como tener que reconstruir la acera en ruinas frente al restaurante-, Rivas se ha visto gratamente sorprendido por sus ventas de pizza, platos de lasaña  y pasta. Sus clientes no son gente de la alta sociedad, sino obreros que de repente pueden permitirse gastar 5 dólares en una comida.

Esto era impensable cuando Rivas se fue en 2015. Sin embargo, unos años más tarde, Maduro dio uno de los mayores pasos en su impulso reformista: adoptar el dólar estadounidense como moneda no oficial del país. Hoy en día, más personas cobran en dólares y la mayoría de las transacciones se realizan con moneda estadounidense.

La dolarización ha desempeñado un papel crucial para frenar la hiperinflación y ayudar a restaurar parte del poder adquisitivo que los trabajadores han perdido.

La odisea financiera de un taxista llamado Alejandro Barreto ilustra la magnitud del impacto.

Barreto había dejado Caracas durante lo peor de la crisis económica. En ese momento, apenas ganaba el equivalente a 50 dólares al mes como taxista. Aterrizó en Lima, donde rápidamente consiguió un trabajo en una tienda de impresión de camisetas. Le pagaban unos 350 dólares al mes. Luego llegó la pandemia y se encontró sin trabajo y en la calle vendiendo caramelos. Volvió a ganar unos 150 dólares al mes y, según dice, se sentía miserable. «Era una vida solitaria, sin amigos ni familia».

Así que compró un pasaje de autobús para regresar a Caracas y volvió a conducir un taxi. Ahora suele embolsarse los mismos 350 dólares mensuales que ganaba en la tienda de camisetas de Lima. «Volver fue la mejor decisión que he tomado últimamente», dice Barreto, de 35 años.

El hecho de que algunos emigrantes puedan ganar más dinero en casa que en el extranjero pone de manifiesto una de las verdaderas rarezas de la Venezuela socialista. Debido a sus políticas idiosincrásicas y bizantinas, el país es una isla en sí mismo que, es en gran medida, impermeable a las fuerzas globales más amplias.

Así, mientras las economías de toda América Latina siguen luchando por recuperarse del colapso inducido por la pandemia, la de Venezuela ha mejorado notablemente.

El PIB no sólo ha dejado de contraerse -Credit Suisse prevé un segundo año de crecimiento en 2022-, sino que la inflación se ha desplomado desde un pico de unos 2.000.000% hace unos años.

Esto no es sólo para los que ganan en dólares. Incluso en bolívares, la inflación se redujo a un ritmo anual de 25% en los últimos seis meses, según un índice compilado por Bloomberg. La producción de petróleo también ha empezado a repuntar, superando los 800.000 barriles diarios.

Para ser claros, se trata de una estabilización que llegó sólo después de años de caídas muy duras que dejaron a millones de personas viviendo en precariedad. Según un estudio, la economía tendría que crecer un 10% anual durante 18 años seguidos para volver a su tamaño en 1997, un año antes de que Hugo Chávez, mentor y predecesor de Maduro, ganara la presidencia por primera vez.

– «La gente está volviendo» –

Tampoco nadie dice que la crisis humanitaria haya terminado. Miles de personas siguen abandonando el país. Pero la emigración se ha ralentizado drásticamente -la salida neta se redujo un 60% el año pasado con respecto a 2020, según un estudio de la investigadora Datanálisis-, mientras que el número de retornados se ha disparado, especialmente en las urbanizaciones de clase media que rodean el centro de Caracas.

«La gente está volviendo, eso está claro», dijo Luis Vicente León, que dirige el estudio de Datanalisis. Esto, dice, está empujando la migración neta hacia cero. (El gobierno no publica las cifras de migración y no respondió a las solicitudes de comentarios).

Ningún país ha recibido más migrantes que la vecina Colombia. Alrededor de 1,8 millones de personas se han reasentado en ese país, lo que cambió radicalmente el orden económico que durante décadas vio cómo los trabajadores colombianos cruzaban la frontera hacia la más rica Venezuela en busca de empleo.

La mayoría de los venezolanos consiguió trabajo en tiendas minoristas, restaurantes y hoteles colombianos, precisamente las industrias más afectadas por los cierres iniciales de la pandemia.

Tras la desaparición de los puestos de trabajo, la segunda parte de la crisis financiera se produjo cuando la inflación se disparó, tanto en Colombia como en muchos otros países de acogida de los inmigrantes. En Chile, la tasa de inflación anual se ha duplicado con creces en menos de un año hasta alcanzar el 7,8%. En Brasil, ha subido al 10,4%.

Las dificultades económicas no han hecho más que avivar la xenofobia en toda la región. Las protestas contra los inmigrantes se han convertido en algo habitual en Chile, un país que durante mucho tiempo se ha considerado tolerante con la situación de los inmigrantes.

Un hashtag que se traduce aproximadamente como «no es migración, es invasión» ha sido tendencia en Twitter últimamente. Y en Trinidad la guardia costera abrió recientemente fuego contra una embarcación llena de migrantes, matando a un bebé.

El presidente Nicolás Maduro ha lanzado un programa de repatriación de personas. Lo llama «Vuelta a la Patria». Ha traído de vuelta a unas 28.000 personas en avión y en barco, según el gobierno. En un reciente discurso en la televisión estatal, Maduro imploró a la diáspora que volviera a casa mientras anunciaba un plan para triplicar el número de vuelos que el programa ofrecía. «Dejen de sufrir allá. Vuelvan».

Para Víctor Soto, todo esto no es más que teatro político. Como la mayoría de los venezolanos que viven en el extranjero, piensa poco en Maduro. Pero Soto, de 37 años, está haciendo planes para regresar a Barquisimeto.

Ha estado viviendo en un barrio de clase trabajadora junto al mar en Lima que se hizo popular entre los venezolanos. Cuando llegó en 2017, dice, casi todos en su edificio eran venezolanos. Desde entonces, muchos se han marchado -ya sea para volver a casa o para probar suerte en otros países- que hoy constituyen menos de la mitad de los ocupantes.

Los informes que Soto ha recibido de sus amigos en su país pintan una Venezuela muy diferente a la que él dejó. Los estantes de los supermercados están llenos. Las interminables colas para comprar productos básicos han desaparecido. La inflación ya no destruye inmediatamente el valor del dinero. Planea abrir un pequeño restaurante en Barquisimeto y es optimista en cuanto a que le dará suficiente dinero para igualar los 300 dólares que gana al mes como conserje en Lima.

La mayor prioridad de Soto, dice, es mantener a su madre. Fue verla haciendo colas día y noche para comprar alimentos a precios fijados por el gobierno lo que le impulsó a buscar trabajo en Lima. «En Venezuela, creo que puedo darle a mi mamá la tranquilidad económica que le he dado desde Perú». Y, además, tiene muchas ganas de volver a estar en casa. «El hecho de que Maduro siga en el poder no me va a detener».


Síguenos en nuestro TelegramInstagramTwitterFacebook y recibe de inmediato los hechos noticiosos y análisis tal como están ocurriendo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.