Alejandro Barreto, un Migrante que regreso a Venezuela.

La odisea financiera de un taxista llamado Alejandro Barreto ilustra la magnitud del impacto.

Barreto había dejado Caracas durante lo peor de la crisis económica. En ese momento, apenas ganaba el equivalente a 50 dólares al mes como taxista. Aterrizó en Lima, donde rápidamente consiguió un trabajo en una tienda de impresión de camisetas. Le pagaban unos 350 dólares al mes. Luego llegó la pandemia y se encontró sin trabajo y en la calle vendiendo caramelos. Volvió a ganar unos 150 dólares al mes y, según dice, se sentía miserable. «Era una vida solitaria, sin amigos ni familia».

Así que compró un pasaje de autobús para regresar a Caracas y volvió a conducir un taxi. Ahora suele embolsarse los mismos 350 dólares mensuales que ganaba en la tienda de camisetas de Lima. «Volver fue la mejor decisión que he tomado últimamente», dice Barreto, de 35 años.

El hecho de que algunos emigrantes puedan ganar más dinero en casa que en el extranjero pone de manifiesto una de las verdaderas rarezas de la Venezuela socialista. Debido a sus políticas idiosincrásicas y bizantinas, el país es una isla en sí mismo que, es en gran medida, impermeable a las fuerzas globales más amplias.

Así, mientras las economías de toda América Latina siguen luchando por recuperarse del colapso inducido por la pandemia, la de Venezuela ha mejorado notablemente.

El PIB no sólo ha dejado de contraerse -Credit Suisse prevé un segundo año de crecimiento en 2022-, sino que la inflación se ha desplomado desde un pico de unos 2.000.000% hace unos años.

Esto no es sólo para los que ganan en dólares. Incluso en bolívares, la inflación se redujo a un ritmo anual de 25% en los últimos seis meses, según un índice compilado por Bloomberg. La producción de petróleo también ha empezado a repuntar, superando los 800.000 barriles diarios.

Para ser claros, se trata de una estabilización que llegó sólo después de años de caídas muy duras que dejaron a millones de personas viviendo en precariedad. Según un estudio, la economía tendría que crecer un 10% anual durante 18 años seguidos para volver a su tamaño en 1997, un año antes de que Hugo Chávez, mentor y predecesor de Maduro, ganara la presidencia por primera vez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.